Del pasado 24 al 28 de junio, nuestra cantera deportivista tuvo una cita con la historia, en la Ciudad Deportiva del Villarreal C.F, con motivo de la celebración de uno de los más prestigiosos torneos de verano, la Villarreal Cup 2015. En total, cuatro de nuestros equipos fueron partícipes: el Fundación C.D. Guadalajara Juvenil, el C.D. Guadalajara Infantil B, el C.D. Guadalajara Alevín A y el C.D. Guadalajara Alevín B. Asimismo, el cuerpo técnico y coordinación estuvo conformado por cuatro entrenadores y dos coordinadores, que lideraron la expedición: Óscar Miguel , Sergio Montes, Jesús Solano y Sergio Pérez,  como monitores; y Daniel Retuerta junto con Ricardo Canteli, en coordinación.

Portada

La experiencia fue muy bonita para todos los morados que se desplazaron, ya que, desde que los jugadores subieron al autobús con destino Benicàssim, se respiró un ambiente festivo y alegre, cantando los himnos de nuestro C.D. Guadalajara. Desde el momento en que llegaron al Hotel Intur Orange, el coordinador Daniel Retuerta realizó una reunión para recalcar lo importante que es pasárselo bien, pero sin olvidar una serie de palabras que debíamos aplicar en los días de estancia. Respeto al grupo, educación, buen comportamiento, ayuda al compañero, respeto a los rivales y árbitros…, pautas sencillas para que, si cabe, los canteranos deportivistas disfrutaran más de esa experiencia, teniendo en cuenta que, independientemente de la edad o del equipo, por encima de todo primaba el bloque, donde todos estábamos en el mismo barco, en el mismo club. Por ello, desde la coordinación repartieron un balón nuevo para cada equipo, que debían firmarlo todos los jugadores y cuerpo técnico, sellando su compromiso y actitud en el objeto esférico que engloba nuestro amado deporte, el balón de fútbol. Al finalizar el viaje, el entrenador de cada equipo elegiría a un jugador, al que todos sus compañeros le regalarían el balón firmado en muestra de su buen comportamiento y actitud durante el torneo. Una vez finalizada la charla, sólo se hizo referencia a una palabra: DISFRUTAR.

Nos pusimos en marcha y lo cogimos con ganas en las diferentes actividades programadas por la coordinación del torneo y del club.

–          Caminatas nocturnas  por el paseo marítimo con un suculento helado.

–          Tomar el sol en la playa.

–          Largos chapuzones en la piscina del hotel (donde cabe resaltar el “efecto remolino” que consiguieron algunos jugadores en la pequeña piscina circular).

–          Visita al Estadio “El Madrigal” del Villarreal C.F.

–          Desayunos, comidas y cenas de buffet libre donde el límite lo ponía el estómago.

–          Descanso en las habitaciones del hotel para recuperar energía.

–          Presentación y entrega de medallas conmemorativas del torneo con hinchables y juegos en la piscina del hotel.

Lo mejor de todo es que aún nos queda nombrar uno de los pilares del torneo, la competición. Inmejorables instalaciones las de la Ciudad Deportiva del Villarreal C.F para acoger un torneo de tales características y en el que el C.D.Guadalajara iba a dejar su sello.

Todos nuestros equipos se esforzaron al máximo por demostrar su valía. Por desgracia, los juveniles e infantiles no consiguieron superar la fase de grupos, pero no decayeron en ilusión y motivación, puesto que sus compañeros, los dos equipos alevines habían conseguido el pase a cuartos de final. Tampoco tuvimos suerte en los enlaces, puesto que el Alevín A tuvo que jugarse el pase a semifinales contra el otro equipo deportivista, el Alevín B en una eliminatoria competitiva que acabó volcándose del lado del Alevín de 2º año, que se jugaría el pase a la final contra el Real C.D. Carabanchel. Tras una tanda de penalties de infarto, superando los doce lanzamientos, los morados se clasificaron para la final de la Villarreal Cup en categoría alevín.

Después de toda la mañana disputando partidos de clasificación, el cansancio y calor estuvieron muy presentes de cara a la gran final. Importante labor la que tuvieron los padres y simpatizantes, junto con nuestros equipos no clasificados, que animaron incansables durante todo el torneo, y más si cabe en el último partido. Tras adelantarnos con un 2-0 a favor, el rival, RAFE MÉXICO, consiguió igualar el marcador y llevarnos de nuevo a la tanda de penaltis, donde Olmo lanzó el que nos haría CAMPEONES DE LA VILLARREAL CUP 2015.

Una celebración especial, en familia, donde el C.D.Guadalajara demostró ser grande dentro del terreno de juego, pero también fuera del mismo. Después, se recogió la Copa de Campeones, junto con un premio individual al mejor jugador del torneo, CAYENA.

Dos pasillos a los campeones:

–          Al llegar al hotel, el equipo Juvenil, que había disfrutado esa mañana de su estancia en el AQUARAMA, quiso rendir homenaje a sus compañeros por la gran hazaña conseguida.

–          Cuando el autobús llegó al parking del Municipal Pedro Escartín, todos los jugadores, compañeros de los campeones, volvieron a hacer pasillo a la salida del vehículo, que finalmente se mezcló con padres, hermanos, amigos… en cánticos («Sí, sí sí, la copa ya está aquí»…) y saltos de alegría por haber conquistado el campeonato.

Sin duda, desde el club estamos orgullosos, pero no sólo en el ámbito deportivo, sino también en el humano, ya que todos juntos (jugadores, monitores, coordinadores, padres, amigos…) hemos disfrutado de una convivencia excelente, independientemente de si se gana o se pierde. Si este año fuimos cincuenta, invitamos a vivir esta bonita experiencia a toda la familia morada el próximo verano, seguro que no os arrepentiréis.

Compartir estos maravillosos días disfrutando del fútbol en familia está al alcance de todos. Queremos desear un feliz verano a todos los que vivieron de primera mano este evento y nos vemos en septiembre con las pilas cargadas.“Que el balón siga rodando”.

¿Te ha gustado? CompárteloShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email