Derrota del equipo juvenil del Deportivo Guadalajara que no pudieron seguir con la dinámica positiva. Los de Castillo fueron dominadores del encuentro pero una acción desafortunada en defensa impidió a los morados sacar algo positivo de su visita a Horche.

El partido comenzó con un juego directo por parte de los de Castillo, no queriendo sufrir en defensa y aprovechando las imprecisiones de la zaga local para aprovecharse del error. El primer acercamiento se produjo apenas a los 4′ cuando Chechu casi estuvo a punto de materializar una ocasión de gol tras un error en la defensa horchana.

La ocasión más clara de los de Castillo fue a los 18 minutos, cuando Sergio Pérez recibió un balón en bandeja y en el mano a mano ante el portero no consigue definir correctamente.

Los minutos pasaban en Horche y el partido estaba siendo muy controlado por parte de la cantera morada, en donde llegada a la media hora todavía el cuadro local no había dispuesto de ninguna ocasión manifiesta de gol, al contrario que los morados. Minutos después, Sergio Pérez volvería a avisar pero esta vez con un tímido tiro.

Sin embargo, a casi cinco minutos de indicar el colegiado el túnel de vestuarios, un error fortuito de los morados a la hora de sacar el balón hizo que el Horche se aprovechase de la presión que estaban ejerciendo y, con un poco de fortuna, el balón se quedó en bandeja para el delantero local y sólo tuvo que empujarla. Caras de incredulidad tras haber dominado la primera parte, pero el resultado reflejaba el 1-0 y toda la segunda parte por decidir.

Antes del descanso, el mediocentro Javi remató por encima del larguero un rechace en la zona del punto de penalti que se fue muy desviado.

Una vez iniciado el segundo acto, el Horche tuvo una ocasión clara en donde remataron a bocajarro y Cuesta, en el despeje, la dejó con poco ángulo escorado y el tiro se fue desviado. Esa fue la única ocasión local.

A raíz de ahí, el Dépor dio una marcha más al partido embotellando al contrario y los locales, defendiendo muy juntos y generando poco espacios, a medida que pasaba los minutos empezaron a arañar segundos al reloj con faltas en el medio del campo o con calambres.

Los deportivistas vieron cómo a escasos 15 minutos de llegar a los 90 reglamentarios, el linea les anulaba un gol legal de su capitán David Arroyo de cabeza.

El equipo tiró más de corazón que de cabeza y finalmente volvieron a la capital sin premio.

____________________

DECLARACIONES:

David Arroyo, capitán del equipo:

Ángel Luis del Castillo:

GALERÍA DE FOTOS:

¿Te ha gustado? CompárteloShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email