El Deportivo Guadalajara certificó la permanencia en Tercera División. Los morados fueron superiores al rival y el gol se resistió hasta el minuto 92, en donde una vez más, no dejaron de creer y lucharon hasta conseguir los 3 puntos.

El Atlético Ibañés llegaba a La Alcarria sin jugarse nada, sin embargo, en un ejemplo de profesionalidad por parte de sus jugadores hizo que el partido se complicara por momentos, en donde tuvieron que remontar el tanto visitante.

El último partido de la temporada en el Pedro Escartín empezó bastante igualado. El Dépor, consciente de lo que se jugaba, ejerció una presión inicial sobre el Ibañés, fiel a su filosofía de sacar el balón jugado desde abajo tal y cómo sucedió hace un mes y medio en Casas Ibáñez. Los morados se gustaban sobretodo a la contra, pero a veces, también los manchegos sorprendían al contra golpe. Fruto de ello, Juanra recibió la primera tarjeta del partido por evitar una contra visitante.

Superados los veinte minutos en el marcador, las casi 800 personas que acudieron al Escartín cantaron el primer ‘uy’ del partido. La tuvo Domenech. Espectacular cabalgada de Alonso, que la cede al ‘10’ morado que finaliza bien la jugada, pero sin éxito. Era el primer de los muchos avisos del Dépor en la tarde del viernes.

Sin embargo, los problemas llegarían en el 35′, cuando el Atlético Ibañés marcaba el primer gol del partido tras un córner en donde llegaba su delantero libre de marca para rematar en el área chica al fondo de la red. El fantasma de Quintanar estaba presente.

Pero con el orgullo de llevar ese escudo en el pecho, al minuto siguiente, Domenech una vez más, salvaría los muebles al Dépor rematando un balón desde fuera del área que fue inútil la estirada del portero. Un gol que supone ser el número 23 de la temporada, unos números de killer.

5 minutos más tarde otra vez Domenech probó fortuna desde fuera del área, pero esta vez la estirada de Rodri sí que si supuso detener el balón y mandarlo a córner. El Dépor se gustaba ante su público.

Tras el descanso, Brian entró al terreno de juego en sustitución de Juanra. Minutos más tarde, hubo carrusel de ocasiones para los morados. Primero Domenech en un mano a mano y posteriormente Aller tras un rechace.

Óscar Cabo, el héroe del partido, vio cómo le anulaban un gol de vaselina superada la hora de juego por posición antirreglamentaria. Por milímetros el delantero morado se encontraba adelantado.

Pero la acción que marcó un antes y un después en el partido fue a 25 minutos del final. Rodri, portero del Ibañés, se fue a la ducha antes de tiempo por una entrada sin sentido y a destiempo por detrás a Alonso fuera del área.

Con 10 el cuadro visitante, al Dépor le entraron las prisas por meter el ansiado gol. Roser pudo culminar la remontada pero su tiro acabó en el palo, el defensa convertido en delantero no daba crédito de la situación.

Pero por escudo, orgullo y coraje, el destino quiso que Óscar Cabo en el minuto 92 metiera un gol de cabeza. Con el Atlético Ibañés defendiendo el resultado, nada pudo hacer el portero suplente de los visitantes por evitar el cabezazo del canterano morado que daba 3 puntos a la parroquia morada, pero por encima de todo, una salvación en Tercera División.

¿Te ha gustado? CompárteloShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email