BANDERA DEPOR.cdrQueridos abonados, aficionados al Deportivo Guadalajara y resto de personas de la ciudad, provincia, y por qué no, de España. Hoy es un día importante para mí, y quería compartirlo con vosotros.

A principios de 2013, medios de comunicación de toda España lanzaban la noticia de que la Liga de Fútbol Profesional, por primera vez en su historia, ponía una querella contra el presidente de un club de fútbol. En este caso, el Presidente del C.D. Guadalajara, Germán Retuerta.

Estafa, apropiación indebida y administración desleal eran los supuestos delitos que se dijeron que yo había cometido.

Gran parte de la opinión pública se decantó por la información que estos medios y tantos otros, difundieron con acusaciones, las cuales carecían de prueba alguna. Y fue esto entre otras cosas, lo que originó que mi familia, amigos y personas de confianza sufrieran un auténtico calvario desde ese día hasta hoy.

He sido insultado, humillado, e incluso he sufrido junto a los míos, cómo mi afición cantaba expresando su deseo de que yo acabara en la cárcel, sin olvidar las amenazas de multitud de personas a través de redes sociales, en las que algunas llegaban incluso a anhelar que mi casa o mis empresas acabaran en llamas.

El C.D. Guadalajara iba a desaparecer de no ser porque me arriesgué a intentar salvarle de la ruina, tras más de 50 años de historia que entonces sumaba. Un club que nunca había llegado a ascender a Segunda División B, y que junto a las personas que me acompañaron, logré ascenderlo en 2007. Pero, como persona luchadora que soy, y defensor de mi tierra Guadalajara, quería a mi equipo en lo más alto, y lo subí a Segunda División cuatro años después, con menos medios de los que otros podían y pueden tener.

Equipos como el Deportivo de la Coruña, Valladolid, Recreativo de Huelva o Villarreal, jugaron en el Pedro Escartín, en partidos en los que ambos competíamos en la misma categoría, disputándonos tres puntos.

La afición estaba creciendo, y se sentía feliz al tener un equipo en el fútbol profesional. Y para mí, el intentar cumplir con tantas personas que así lo sentían, era una gran razón para afrontar mi día a día. Por lo que hice todo lo que había en mi mano para que la ilusión de tantas personas continuara en crecimiento. Pero la vida, a veces te sorprende, y no siempre para bien.

Se decidió que nuestra ampliación de capital no era correcta, y se nos descendió de categoría.

Y como antes decía, paralelamente quedaba imputado por tres delitos.

Pero aun con la conciencia tranquila, y aun sabiendo que no había cometido ninguno, viví momentos muy duros por la dimensión mediática que se había generado en mi contra, teniendo en cuenta además, que Guadalajara es una ciudad relativamente pequeña, en la que la información llega de un vértice a otro en muy poco tiempo.

Muchas personas nos juzgaban sin conocernos. Y cada puerta visitada se cerraba más rápido que la anterior. Mientras yo intentaba permanecer fuerte, miembros de mi familia sufrían y caían en depresión la cual tendrían que curarse con la ayuda de profesionales médicos. Y juntos, tratábamos de unirnos aún más para poder salir adelante.

Días y más días hablando siempre de un tema del que sólo afloraba impotencia, e incontables lágrimas derramadas bajo nuestro techo.

Podía haber tirado la toalla, y abandonar el club de mi corazón y del de cantidad de habitantes de Guadalajara. Pero decidí afrontar las dificultades y cargarlas en mi espalda, para conseguir después de muchos golpes recibidos, sentirme aún más fuerte que el primer día, para transmitir mi ilusión a todos los que también quieren al Deportivo.

Nos agarrábamos al optimismo, y descubríamos, que algunas pocas personas sí creían en nosotros, y se sumaban en nuestra lucha, como si de un miembro más de la familia se tratara. Nunca olvidaré a todas ellos, a las que llevo en mi corazón y me proporcionan fuerza para seguir confiando en el ser humano. Gracias por creer en mí y por tratarme de la misma manera que antes de esta pesadilla, y gracias a todos los que no habéis hecho prejuicios contra mí, mi familia y mis hijos, y habéis profundizado en nuestra persona y nuestro corazón.

Por más palabras que pueda relatar, es imposible explicar lo que hemos pasado. Y aunque en la vida hay problemas incluso más importantes, deseo que nunca nadie sufra jamás lo que nosotros hemos sufrido.

Hace poco tiempo, nos comunicaron que la Liga de Fútbol Profesional retiraba los cargos contra mi persona, pidiendo el archivo de la querella, haciendo ver que no existían delitos.

Pues bien, comunico que la semana pasada, la querella contra Germán Retuerta por Estafa, Apropiación Indebida y Administración desleal ha quedado después de casi dos años, archivada por el juzgado de lo penal, para siempre.

En cuanto al recurso ante la Audiencia Nacional sobre el expediente administrativo referente al descenso de categoría y multa, hemos decidido retirarlo, puesto que el coste económico y moral que nos estaba ocasionando era incontable. Y aunque saliéramos ganadores dentro de innumerables años, no hay sentencia ni dinero en el mundo para indemnizar el daño que el Deportivo Guadalajara, mi familia y mi persona han recibido. Por lo que hemos tomado la decisión de dejar atrás ese tema definitivamente, con la conciencia tranquila de haber hecho todo lo mejor posible y quedando demostrado con el archivo de la querella, el hecho de que soy inocente a todos los efectos en cada una de las acusaciones por las que se me imputaron.

Quiero decirle a mi afición, y a todas las de España, que apoyen a sus jugadores y a sus entrenadores, pero también a las personas que dirigen y se encargan de que sus equipos existan. Puesto que ellos hacen lo indecible para que los clubes sobrevivan, encargándose como pueden, de los numerosos gastos y del enorme trabajo de gestión que eso conlleva, para cerrar ese bonito círculo, y devolver esa ilusión a cada aficionado.

Yo voy a cumplir 14 años en el Deportivo Guadalajara, y es importante recalcar que aunque los equipos cambien, la directiva y la afición es siempre la misma aun habiendo crecido en número. Por lo que la unión, como así queda latente en nuestro lema de este año “Más unidos que nunca”,debe ser nuestro mayor activo, haciendo valer el comportamiento cercano y respetuoso que caracteriza a las personas de esta ciudad, para así juntos, arropar a nuestros nobles y fieros futbolistas a lograr los máximos éxitos posibles.

Apoyo a la Liga de Fútbol Profesional, al Consejo Superior de Deportes, a la Federación Española de Fútbol y a todas las personas que luchan contra la violencia ya sea verbal o física, tanto en el fútbol como en cualquier deporte y ámbito extradeportivo. Porque el deporte no es deporte si alguien resulta dañado, y la vida está hecha para disfrutar, siempre y cuando los demás también disfruten.

Llega el momento de mirar hacia adelante. Competimos en Segunda División B. Y no hay que olvidar el valor que eso tiene, teniendo en cuenta que antes del año 2007 no se había superado la Tercera División.

Pero somos inconformistas, y más aún, sabiendo lo que hemos conseguido años atrás. Por lo que hemos confeccionado un equipo competitivo para intentar volver a Segunda División. Y con vuestra ilusión y nuestro trabajo, lucharemos hasta el último minuto del último partido para conseguirlo.

Por primera vez después de dos años, nos podremos centrar al 100% en lo deportivo, teniendo en cuenta el pasado sólo para mejorar. Por lo que nuestra meta será caminar conjuntamente en busca del objetivo, con la tranquilidad de haber demostrado que el Presidente del Club Deportivo Guadalajara es una persona honrada que lucha por su familia, por la ciudad a la que ama, y por las buenas personas, con la humildad que caracteriza a los que con pocos medios, intentamos cumplir grandes sueños.

Gracias a todos los que habéis creído en mí antes o después, y a todos los que hacen del Deportivo Guadalajara, un club especial y ejemplar. Volveremos. Aúpa Dépor.

 

¿Te ha gustado? CompárteloShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email